BLOGLOG

Cisne Negro

La película de Darren Aronofsky interpretada majestuosamente por Natalie Portman, nos presenta dos dualidades distintas referidas a una interesante quiebra de personalidad derivada en una obsesión arrastrada por un negro sendero.

Una perspectiva y sinopsis por:

Eduardo P. Gesber. Coach artístico y personal (Efic España)

EL CISNE NEGRO

La película de Darren Aronofsky interpretada majestuosamente por Natalie Portman, nos presenta dos dualidades distintas referidas a una interesante quiebra de personalidad derivada en una obsesión arrastrada por un negro sendero.

La cinta nos embelesa con la excusa de El lago de los cisnes y nos define a la perfección las dos fuerzas interiores que tenemos internamente, en éste caso la virginidad, blancura e ingenuidad de la niñez frente a lo oscuro, lo salvaje y lo alocado. Un cuadro de frustraciones maternalistas que derivan en las grandes creencias que producen el desenlace.

Este balance de fuerzas crean una gran frustración en la naturaleza de Nina (Natalie Portman) que junto con los mimbres de la obsesión le llevan a la ira consigo misma y en última estancia a la autolesión. La inestabilidad crítica de la protagonista que rivaliza con sus fantasmas más próximos la va metiendo en una tenebrosa espiral que lejos de sanarla la hundirá definitivamente.

La compañía de ballet en la que se erigirá cómo primera bailarina, está engranada por un mecanismo que nada tiene que ver con sus verdaderos valores, dónde las jóvenes estrellas se apagan en un chasquido, son sustituidas en poco tiempo y dónde acechan alguna figura cómo el director del ballet que aprovechan las ganas de brillo y perfección transformándolo en una abuso psicológicamente medido. Nina es un velero sin rumbo, en un mar que no es el suyo y que sin embargo insiste en explorar, huyendo de otro mar en el que tampoco se ve reflejada.

Una peligrosa búsqueda de la perfección, esa perfección que admiramos los espectadores pero de la que desconocemos su camino y sus paradas, en la que el propio cisne negro teje la maquiavélica tela para vencer la partida interna.

Es curioso caer en la cuenta de que precisamente el Cisne Negro también .

se usa para describir algunos riesgos desconocidos e indefinidos que permanecen ocultos, los cuales dan lugar a acontecimientos considerados como altamente poco probables, impredecibles, pero no imposibles. 

En este último caso estamos seguros de que en esta ocasión vencerá el cisne blanco. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es edu-palacho-03.png

Eduardo P. Gesber. Coach artístico y personal (Efic España)

Instagram: almalibre_dat

almalibredat@gmail.com

Telf: 657 743 135

Whatsapeame!

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

BAILALE

unete a la tribu bailalÉ

Recibe todas nuestras noticias, artículos, información sobre clases y eventos relacionados con la tribu que baila.